10 Estrategias para una PAS

Has leído que la Alta Sensibilidad es un don. A lo mejor estás de acuerdo y lo estás viviendo como algo precioso y enriquecedor. Ojalá. También es posible que hayas llegado al punto de aceptar tu rasgo como un hecho, pero que todavía estás buscando maneras de convertirlo en algo que te permita disfrutar de tu vida. Si esto es tu caso, a lo mejor te sirven los siguientes consejos, trucos o estrategias.

 

Aceptación

Lo primero de todo, antes de empezar con cualquier otra estrategia, es preciso que aceptes tu alta sensibilidad como un hecho. No pasa nada, no estás enfermo, no tienes ningún trastorno, simplemente tienes un rasgo y un rasgo es algo que forma parte de tu carácter y dice algo sobre tu manera de ver, ingerir y digerir el mundo. Y, tranquilo, puede que seas PAS, pero siempre eres mucho más que esto. La alta sensibilidad es solamente una faceta de la maravillosa persona que eres. Gracias al título del primer libro de la dra. Elaine Aron que fue traducido al castellano, El don de la alta sensibilidad, (un título muy comercial que nada tiene que ver con el título original del libro) en España hemos llegado a percibir el rasgo de la alta sensibilidad como un “don” mientras que, en realidad, solamente es una manera diferente de recibir y gestionar información. Este título ha hecho mucho daño, y soy la primera en reconocer que no siempre se siente como un don. El peligro de esta palabra además es que haya gente que se sienta bendecida o superior a aquellos que tienen que pasar por la vida sin ese supuesto “don”. De todos formas, de lo que se trata es que aceptes que tu manera de ver el mundo es distinto, y que abraces ese lado de tu ser ya que es la única manera para poder empezar a encauzar tanta sensibilidad en tu día a día. Ya sabes, todo lo que se niega, todo que se suprime, se hace más fuerte y se vuelve en contra tuyo.

 

Conocimiento del rasgo

El segundo paso es el la investigación sobre el rasgo. Es importante que sepas qué es el rasgo de la alta sensibilidad, cuáles son sus características básicas. Existe mucha información incompleta e incorrecta sobre el rasgo y es una buena idea estudiar un poco el tema. Puedes, por ejemplo, consultar los libros de la Dra Elaine Aron, la psicóloga estadounidense que descubrió el rasgo, puedes leer mis libros o los muchos artículos de mi blog. Te puede interesar este artículo sobre qué es la alta sensibilidad y qué no lo es. Luego te conviene comparar lo que vayas aprendiendo sobre el rasgo con tu propia situación, lo cual te llevará al tercer paso, el autoconocimiento.

 

Autoconocimiento

El tercer paso, el paso que sigue la investigación, es el del autoconocimiento. ¿Cómo funciona esa faceta sensible en tu ser? ¿Cuándo se dispara? ¿Cuando te saturas? ¿Cómo te comportas en compañía? Cuál es el rol de tu parte sensible en tu manera de comunicar con otros, pero también contigo mismo? ¿Cómo te hablas y qué te dices? ¿Cuáles son las creencias que tienes acerca de ti y acerca de los demás y del mundo en general? ¿Cuál es el origen de estas creencias? ¿Cómo eras de niño? ¿Cómo llevas las emociones? ¿Qué ha cambiado en ti desde el momento que supiste que eres PAS? ¿Qué has comprendido? ¿Cuáles son tus fortalezas y qué podrás aportar al mundo? ¿Cuáles son tus puntos menos fuertes que merecen atención? Y así, muchísimas preguntas más. Te aconsejo coger una libreta e ir apuntando tus reflexiones.

 

Contacta con otras PAS

El contacto con otras y otros PAS es muy, pero muy importante. Busca un grupo (por ejemplo en facebook), y si no lo encuentras, ponte en plan valiente, sal de tu zona de confort y monta uno. No es tan difícil colgar carteles en herboristerías, en la biblioteca, en la escuela de música o en un centro de yoga, etcétera. Ánimo, porque realmente vale la pena. Conocer a otras personas como tú y compartir experiencias, los unos aprendiendo de otros, es una de las mejores maneras de trabajarte. Te darás cuenta que muchas cosas que te hacían sentir raro, en realidad son normales para la gran mayoría de las PAS. Y encima encontrarás nuevos amigos.

 

Ejercicio, actividades artísticas y meditación

Ejercitar el cuerpo y ejercitar la mente son dos estrategias muy importantes para una PAS. Caminar, Tai-Chi, yoga, euritmia, senderismo, natación, biodanza, etcétera, te ayudarán a vaciar una cabeza saturada de información y/o preocupación. Tomar contacto con la naturaleza nos calma y limpia todas esas energías acumuladas que nos hacen daño o que no nos pertenecen. Actividades artísticas como la pintura o tocar un instrumento, son como un verdadero bálsamo para el alma. Nos hacen desconectar de todo que nos tiene preocupado. Y, por último, meditar es algo que no puede faltar en el día a día de una persona con alta sensibilidad; la espiritualidad -de la forma que sea- suele ser una necesidad anímica para la gran mayoría de las PAS. Para aquellos que dicen no tener tiempo para meditar, os aconsejo mirar este youtube “cómo meditar en un minuto“. El mindfulness está de moda, y si puedes, indaga. Lo presentan como herramienta, y en este sentido te puede valer, pero en realidad es una actitud interior y, como tal, muy recomendado.

 

Busca ejemplos

Puede ser una buena idea buscar un poco de inspiración en uno o dos ídolos PAS. Grandes músicos, pintores, artistas, personas comprometidas con el bienestar de la humanidad, con el medio ambiente, te pueden servir de modelo. Lee sus biografías, observa su comportamiento, fíjate en los detalles que definen su lado de persona con alta sensibilidad, y aprende de ellos. Aunque siempre digo que no vale compararse con otros en el sentido de que pueden abarcar más que tú, sean más rápidos o más asertivos, sí conviene hacer una excepción en cuanto a las PAS que se han hecho visibles y que destacan por sus méritos. Compararse con este tipo de gente inspira, mientras que la comparación con aquellos que son más “duros” que tu, suele desmotivar y aumentar la sensación de poca autoestima.

 

Vigila tus límites

En mis blogs y en mis libros el tema de los límites es recurrente. Es muy importante conocer y mantener tus límites. Sabemos que, como consecuencia de la elevada sensibilidad de nuestro sistema neurosensorial, acogemos una cantidad extra de información. El peligro que esto conlleva es que nos saturemos antes de la gran mayoría de la gente (no-PAS). Saber decir no y reservar tiempo suficiente para cargar las pilas es tan importante para la PAS como dormir ocho horas diarias y tener una vida estructurada (lo último es especialmente importante para niños).

 

Espacio sagrado

Cuando el mundo se nos viene encima, cuando necesitamos desconectar, cuando nos sentimos abrumados, agobiados y estresados y con la sensación de que nuestro cerebro está hirviendo, lo mejor que podemos hacer es estar completamente solo en un espacio con la menor información sensorial posible. Esto, llevado a la práctica, para muchos significa meterse en la cama y cerrar puertas y cortinas. No olvides desconectar todos los aparatos electrónicos. Ten en cuenta que la radiación de estos aparatos también te afecta. Por otro lado también es posible que hayas aprendido que te vaya mejor música relajante (lo cual significa que tienes que tener por lo menos un aparato enchufado) o retirarte en la naturaleza. Cada uno es diferente, pero la mayoría de las PAS saca un mayor provecho de la completa oscuridad y silencio. Tampoco va de más decirles a las personas con quienes compartes espacios, que necesitas que respeten ese espacio tuyo por un tiempo bien limitado con lo cual todos pueden estar de acuerdo.

 

No te cierres al mundo

Aunque el mundo muchas veces te puede y a veces te viene grande, vives en él. Las personas no-PAS no son el enemigo. Para nada. Ellas son igual de importantes en ese gran tejer que supone nuestra existencia terrenal; os recuerdo las palabras de Elaine Aron que decía que ,un rey no puede serlo sin sus consejeros, pero tampoco puede sin sus soldados. O sea, no somos mejores ni peores, ni al revés. Todos necesitamos los unos de los otros. ¿Qué a veces cuesta? Es probable. Aun así, creo que es importante ser tolerantes y vivir desde la compasión. No todos perciben el mundo como nosotros, pero esto no quiere decir que todos que no sean PAS, sea gente mala. Son. Son como son. Cuidado con los juicios. Discernir es mucho mejor y sabio que enjuiciar. No por apartarte o por insultar vas a cambiar el mundo… Buscaremos maneras de acercarnos y de observar todo que nos viene en contra con curiosidad, asombro e interés. Es imprescindible si buscas crecer y evolucionar.

 

Humor

La estrategia más importante y más poderosa de todas es el humor. Solemos tomarnos muy en serio (ya lo sé, no todos 🙂 ) El humor sin embargo, rompe barreras, descongela enfriamientos y construye puentes. La capacidad de reírte de ti mismo en lugar de empeñarte y querer salir con lo tuyo hará que no te encuentres solo y que no te amargues la vida. Hará que la carga será llevadera y enriquecedora.

Hasta aquí con las herramientas – hay más, muchas más, pero creo que estas son las más básicas, las principales. Te aconsejo trabajar una, dos a la vez, pero no muchas más. Ya sabes, si pones el listón muy alto, más alto de lo que sea realista, es probable que tiras la toalla y que te quedas con la sensación de haber fallado. Es mucho mejor ir poco a poco y avanzar… ¡Buen camino!

 

Artículos relacionados:

 

One Comment

  • by María Petra, post on | Contestar

    He sufrido mucho en mi infancia por mi sensibilidad, olores, suciedad, alergia intolerancia a muchos alimentos.
    También me hizo muy fuerte emocionalmente ya que. con 10 años, cuando vi trabajar tan duro a mi padre para sacar 6 hijos adelante. Estudie mucho y conseguí una beca muy importante. Mi familia no gastó nada en mi preparación académica.
    Tengo mucha intuición y supe de secretos ocultos familiares, nunca revelados por mi.
    Premoniciones.
    Amar, sin ser amada
    Ser PAS para mi no es un don.
    Me habría gustado ser normal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.