La alta sensibilidad y la necesidad de poner límites

Marcar tu espacio y mantenerlo, decir “no” cuando quieres decir  “no” o simplemente cuando lo necesitas, apagar el móvil o por lo menos el sonido, pararle los pies cuando sientes que alguien está invadiendo tu espacio hasta agredirte aunque sea “solo” verbalmente… poner límites de este tipo sin sentirte culpable, son algunos de los temas que a la persona altamente sensible, a la PAS, le suelen costar bastante.
Si eres PAS y lees esto, es posible que entiendas perfectamente lo que estoy diciendo, ya que la mayoría de nosotros suele manejar un vocabulario en el cual la palabra “no” simplemente no aparece. Esto es una pena porque es una de las palabras -con sus muchas variantes- que más falta nos hacen.
Tu espacio
Seguramente sabes que una de las típicas características de nuestro bello rasgo es el riesgo de saturarnos. La saturación es la consecuencia del hecho de que tenemos el sistema neurosensorial muy, digamos, desarrollado, lo que hace que nuestros sentidos siempre y continuamente reciban mucha más información que la que reciben los sentidos de una no-PAS. Comprenderás que, donde una no-PAS puede aguantar mucho tiempo en, por poner un ejemplo, un centro comercial a la hora punta, la PAS no tardará mucho en sentirse mal o por lo menos agobiada por ese bombardeo de información que sus sentidos van recibiendo. Si una persona recibe más información de la que puede gestionar, su cerebro se satura. Para sanar la saturación mental y emocional se requiere minimizar o cortar el flujo de información sensorial o, dicho con otras palabras, retirarse del ajetreo, buscar un sitio tranquilo hasta incluso, en algunos casos, necesitar una habitación oscura en la que reine el silencio. Cuanto mejor sepas escuchar las señales de tu cuerpo y cuanto antes sepas cortar con el bombardeo sensorial (poner un límite) menos tiempo necesitarás para “recomponerte”. Querer pasar por fuerte y duro, sin embargo, puede llevarte a, por ejemplo, un ataque de ansiedad o de hiperventilación.
Disponibilidad completa
Una de las características positivas de nuestro rasgo es la disponibilidad y el deseo a ayudar, de echar un cable donde haga falta. Y como todo lo positivo, lo luminoso, tiene su lado conflictivo o su sombra, aquí nos puede pasar que, por no (saber) poner límites, carezcamos de esos límites y que siempre estemos disponibles y listos para contestar, responder, comentar, acudir, aconsejar… Estar disponible 24 horas al día simplemente no es una buena idea ya que, si siempre estamos con las antenas hacia fuera y esperando el momento en que nos llegue una señal de quien sea, nunca podemos descansar, nunca estamos con “nosotros mismos” y nunca llegamos a conectar con nuestro ser interior. Es imposible. Para muchos, el móvil ha llegado a ser el centro de nuestra existencia: un instrumento que nos domina, del que dependemos. Si alguna vez has perdido tu móvil, ¿te acuerdas cómo te sentías?
Mientras que el móvil (y las otras pantallas) parece ser un salvador que te aporta la falsa sensación de no estar solo y de tener amigos, en realidad es un saboteador que te roba tiempo valioso presentándote un mundo virtual, y que todavía te hace más vulnerable a una demanda desbordada del “exterior”. Conviene poner límites, la verdad. Apagarlo por la noche es un primer paso (encima te ahorras estar expuesta a la radiación electromagnética), luego podrías pensar en apagarlo o silenciarlo en determinados momentos del día (comidas, cuando estás trabajando, mientras estás con otra gente, etcétera). Puedes eliminar “amigos”, puedes borrarte de chats y de grupos de whatsapp diciendo -si quieres- que te tomas una pausa por saturación. No tengas miedo a que te dejen de querer: si te quieren, te comprenderán y te seguirán queriendo, y a los otros, a esos que no te quieren, no les importará.
Puede ser una buena idea apuntar el tiempo que pierdes en la participación on-line; tomar consciencia te ayudará a establecer límites y de volver a dedicarte el tiempo a ti mismo o a tu familia.
 
Límites en relaciones personales, abuso y maltrato
Si te ha pasado que te sientes víctima de un trato que te duele, que te hace daño ha llegado el momento de levantarte y poner límites. En otra ocasión he escrito sobre banderas rojas en una relación, y no me quiero repetir, pero si eres una PAS -como muchas- que tiene esa tendencia a dar, dar y dar, y si en ti vive la expectativa de que el mundo te debe devolver esa ayuda en el momento en que necesitas asistencia, te digo que te equivocas (perdona que lo diga tan claro). Si das es porque quieres dar, porque das desde la libertad. No para luego poder reclamar lo “regalado”. El mundo no te debe nada. Nada. Si te llegas a sentir víctima probablemente es porque has esperado algo a cambio. Ojo, hablo de relaciones entre adultos. Es más que probable que no seas víctima, sino que hayas dejado de poner/establecer límites. Antes de prestar ayuda, pregúntate si lo haces de manera “limpia”, simplemente porque te sientes llamado a ayudar y sin esperar nada a cambio. Eres libre. Decir “no puedo” o “ahora no me va bien” son maneras de poner límites, ser claro y tomar responsabilidad de tus actos. ¿Tienes miedo al “qué dirán“? Tranquilo: la mayoría de la gente siempre tendrá algo que opinar sobre lo que haces o dices. Ten claro que es imposible gustar a todo el mundo; a ti tampoco te cae todo el mundo igual de bien.
El tema se torna aún más serio si te pasa que, como consecuencia de no haber marcado tus límites y por el hecho de dar, dar y dar, aparecen personas que abusan de ti, que te utilizan, te pisan y te insultan. Ahí el límite todavía tiene que ser mucho más tajante. Si no lo consigues, pide ayuda, y no a alguien que crees que te debe un favor. Hay instancias y profesionales especializados en este tema. Atención a los chantajes emocionales; si aparecen con cierta regularidad significa que algo no va bien.
 
Poner límites es necesario para:
  • alimentar la autoestima
  • ganar respeto
  • manejar los niveles de estrés y no agotarse/saturarse
  • poder ayudar de una manera más efectiva y desde la libertad
  • mantener un sano equilibrio entre quien eres y lo que el mundo necesita de ti
  • sentirte responsable y dueño de tu vida
  • honrar tu Yo
  • evitar convertirte en un ser sin voluntad propia, manejado por una  malsana demanda o exigencia ajena
  • poder disfrutar al máximo del rasgo de la alta sensibilidad 
Está claro que dejar de establecer estas barreras personales te lleva a lo contrario. Por no querer ser negativa prefiero resaltar lo positivo.
Puede ser que te resulta difícil poner estos límites, y es normal. Si crees que necesitas una mano, piensa en contactar un coach con un profundo conocimiento del rasgo de la alta sensibilidad. Ya sabes, estaré encantada de ayudarte.
La sensibilidad, lejos de limitarte, te puede proporcionar las alas que te permiten vivir tu vida plenamente.

Si quieres saber todo sobre el rasgo para poder descubrir de que manera se manifiesta en tu ser, si buscas herramientas, ideas y consejos, te recomiendo mi último libro: Personas altamente sensibles.

 

comprar

21 Commentarios

  • by julio reyes, post on | Contestar

    hola soy una persona altamente sensible y trabjo en una empresa donde el estres es el pan de todos los dias, queria ver si me podias ayudar en este aspecto…. gracias

  • by Geobiólogo, post on | Contestar

    Hola, "padecí" de estar siempre disponible a los demás, hasta que la saturación social casi me anula, ahora, después de aplicar límites, no solo ha descendido la saturación social-emocional, sino que se abre un camino de plenitud, de lo bueno y lo malo en gozo. Tenemos la tendencia de poder actuar allí donde vemos las debilidades de otros, pero también es cierto que esos otros, también necesitan recorrer su camino evolutivo, progresar. Aún sabiendo que supone un esfuerzo para ellos, es reconfortante observar como se superan poquito a poco, y nosotros no nos agotamos.

    ¡Salvaremos el mundo, pero con moderación, no sin cabeza!

    ¡Saludos!

  • by Karina Zegers de Beijl, post on | Contestar

    Hola Julio,
    Gracias por tu mensaje. Lamento su situación laboral, y también lamento no poder ayudarte. Existen técnicas para aprender a manejar el estrés como, por ejemplo, el mindfulness. Per también será importante que aprendas a poner límites, guardando tu propio "espacio" en todos los sentidos. Y si nada funciona, igual no es un buen lugar de trabajo para ti… no sé. También me doy cuenta de que hoy en día uno no puede permitirse en lujo de irse sin más… Ánimo!

  • by Karina Zegers de Beijl, post on | Contestar

    Hola Geobiólogo, gracias por tu aportación. Estoy totalmente de acuerdo. Saludos.

  • by Anónimo, post on | Contestar

    Y ya está?

  • by julio reyes, post on | Contestar

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

  • by Karina Zegers de Beijl, post on | Contestar

    Hola Anónimo, buenos días,
    Tu comentario me hizo reír 🙂 Sobre todo por ese "ya"… Lo único que te puedo decir es, pruébalo, pero pruébalo de verdad y tómate tu tiempo, y verás muchos cambios muy interesantes… Un saludo con risa (de las buenas).

  • by Bea Gurutzarri, post on | Contestar

    Yo creo que es la palabra ( no) que más me ha costado aprender en la vida. Parece mentira, dos letras … Agradezco tu artículo, como todos, porque me obliga a recordarme que entre todos los demás, en algún sitio, también estoy yo. Y necesito estar bien para que el bien se pueda expandir. Todavía a veces me olvido de mi, a posta unas y sin querer otras. Decirse no o basta a una misma, también es importante. Gracias por tu valioso trabajo. Un abrazo a todos!

  • by Anónimo, post on | Contestar

    Hola yo soy una persona altamente sensible que he sufrido violencia en mi relación. Considero que es muy importante poner límites, si no los hubiera puesto no estaría hablando de que los sufrí y deje la relación pero me gustaría aclarar que la persona que sufre el daño no es la responsable por no decir que no sino que es quien hace el daño, quien maltrata el responsable. No se le puede echar la responsabilidad a la víctima sobre todo cuando se ha establecido una relación de superioridad. Actualmente estoy con una pareja con un comportamiento correcto y no tengo estos problemas. No recibo ningún maltrato. Y cuando algo no me gusta lo digo con total libertad. Un saludo.

  • by Mónica Lozoya López, post on | Contestar

    Gracias por tu magnífico artículo Karina, a mí me ha pasado esta faceta factura en el terreno laboral,lo único que he aprendido de la experiencia es que a veces los jefes y empresarios si te ven con disponibilidad y capacidad de trabajo se aprovechan yte dan a ti la carga de gente que no es tan capaz de rendir, lo que convierte una cualidad valiosa en un arma de doble filo, además ni mis circunstancias personales ni la economía nacional me permiten dar el salto que me gustaría y eso a veces me produce tristeza porque el tiempo pasa y sé que soy capaz de hacer y desarrollarme profesionalmente más de lo que en mi empresa me permiten. En cuanto a la saturación, he pasado a menú por situaciones así y es una experiencia horrible, así que procuro reservarme 3 horas a la semana de yoga y meditación y si hay suerte y puedo permitirmelo, pasear en solitario para intentar oír sin distracciones mi voz interior.

  • by Geobiólogo, post on | Contestar

    Hola Mónica, el Yoga se centra en el estado interno, son unos ejercicios perparatorios para tomar un proceso evolutivo interior, para mucha gente quedan ahí porque notan alivio y no evolucionan mas. Te invito a hacer Chi Kung, porque este es el origen de muchas disciplinas y abierto, aparte del interior, también se trabaja el exterior, de hecho, la energía fluye en ambos sentidos. Y se logra unidad plena entre el exterior e interior, con Yoga esto no sucede.

    ¡Saludos!

  • by Joan Nave i Fluxà, post on | Contestar

    No descartes la MT (meditación trascendental).
    Es un remedio eficaz contra el estrés y la ansiedad. A mi me va de perlas.

  • by Joan Nave i Fluxà, post on | Contestar

    No descartes la MT (meditación trascendental).
    Es un remedio eficaz contra el estrés y la ansiedad. A mi me va de perlas.

  • by tsung1 rossello, post on | Contestar

    hola eso es verdad lo interior es lo mismo que el exterior,solo hay que equilibrar se puede como dice el pero yo nunca lo hice yo prefiero hacerlo con la mente trasformando polarizando las energias del entorno y la mia claro,de eso se trata de poder sentir los estados tuyos y la de otros y poder cambiarlos tambien te digo que depende tu sensibilidad no es lo mismo sensibilidad que suprasensibilidad la energia se trasforma sea miedo stres etc nuna destruye saludos…

  • by Anónimo, post on | Contestar

    Hola, he hecho el test 3 veces. La primera saqué 21 puntos y las otras dos 17.
    Me identifico con muchas cosas de este rasgo pero a veces dudo si lo soy, por ejemplo: Ni de chiste lloro con películas como bambi, no tengo los sentidos desarrollados cual si fuera Spider man etc. ¿Hay niveles de este rasgo? por que como lo menciono, me identifico con muchos puntos pero con otros para nada. No me gusta la cursilería y no lloro por todo!

    Saludos!

  • by Anónimo, post on | Contestar

    Hola, cuando me tope con tu blog me impresioné que era tan acertado, yo no me sentía capaz de establecer limites como ahora y por eso mis ex-compañeros me hacían muchas bromas pesadas y me utilizaban, más sabiendo que tengo deficiencia auditiva. Pero ahora ya no tanto ya que sigo trabajando en poner limites, aunque aún me perturban los comportamientos de los demás y sobre todo en la familia, mi mamá cree que soy una drámatica, traté de enseñarle tu blog pero se hizo la sorda. No sé que hacer para que me comprenda aunque sea un poco. Tus artículos son increíbles y me han ayudado mucho a mejorar en varios aspectos! Te lo agradezco mucho!

  • by Karina Zegers de Beijl, post on | Contestar

    Hola Anónimo del 30/5, gracias por tu feedback. Me alegro que te gusta lo que escribo. Has visto el documental de crónicas, La Sensibilidad al trasluz? Igual puedes convencer a tu madre que lo vea contigo. Piensa que, si hay mucha resistencia, posiblemente la persona se ve reflejada pero ha trabajado toda su vida para desarrollar corazas. La alta sensibilidad es hereditario; tu madres es PAS o, sino, tu padre (o ambos, claro). Aquí tienes el enlace del documental:
    http://personasaltamentesensibles.blogspot.com.es/2015/02/enlace-del-documental-de-la-television.html
    Un abrazo lleno de ánimo!

  • by Jorge B., post on | Contestar

    En mi caso, una vez que descubres tu rasgo diferencial como PAS, empiezas a comprender el porqué de muchas facetas de tu comportamiento pero sobre todo de tus sentimientos y emociones lo que te lleva a profundizar en el conocimiento interior.

    Para mi lo peor era el sentido de culpabilidad por no poder hacer todo lo que se suponía que “debía” hacer, pero una vez que se cambia la pregunta de, ¿que tengo o debo hacer? a, ¿que es lo quiero o necesito hacer? uno se libera.

    Es verdad que ese bombardeo de información descontrolada que nos llega y lo que es peor, que no podemos procesar correctamente nos satura y bloquea, por lo que lo de poner límites es fundamental y liberador y además nos ayuda potenciar todos los rasgos positivos que tenemos como PAS, así que fuera culpa!

  • by Jorge B., post on | Contestar

    Quería añadir a mi comentario anterior mi gratitud a Karina por el estudio, desarrollo y divulgación del tema PAS. Yo lo conocí hace poco a través de su labor divulgativa y me está ayudando mucho en mi crecimiento personal, pero lo mas gratificante para mi es el haber descubierto que mi hija mayor que ahora tiene cuatro años es muy probable que también haya heredado este este rasgo, por lo que ahora estaré en mejores circunstancias para comprenderla y ayudarla cuando sea necesario. Gracias!
    Saludos a todos.

  • by Karina Zegers de Beijl, post on | Contestar

    Gracias por tus palabras, Jorge. Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.