Ser PAS y buscador de sensaciones

A lo mejor sabéis que soy alguien que se levanta bastante temprano; más de una vez cuelgo fotos del amanecer en Instagram y en mi muro personal de Facebook. Me encanta dar largos paseos con mi perrita Boira en una hora en que la mayoría de la gente todavía está en la cama o desearía estarlo. No me importa salir en plena oscuridad (¡ay ese cielo estrellado!) y caminar por caminitos del campo donde no hay nadie, donde reina el silencio y donde la soledad me abriga como un manto confortante. ¿Atípico? Pues, sí, bastante.

Esta mañana, haciendo exactamente aquello que acabo de describir, y sintiéndome extremadamente feliz y contenta, mis pensamientos se centraron en lo diferente que es mi manera de empezar el día cargada de mucha energía, con ganas y sin sentirme ni siquiera lo más mínimo tentada en ‘quedarme un ratito más’ en mi cama, en comparación con lo que vi en, por ejemplo, mis parejas – la mayoría de ellos también siendo PAS. Y no solamente eso, hago más cosas raras

Me encanta perderme ‘por el mundo’, preferiblemente a solas. Cojo coche y busco los caminos menos transitados, me lanzo a viajar a lugares donde nunca he estado antes (hasta ir a vivir en varios países diferentes), me voy a pasear por el monte y tampoco me da ‘cosa’ entrar en restaurantes, ir al cine o a conciertos y museos a solas. No quiero decir que no me gusta hacer todas estas cosas acompañada, pero haciéndolas a solas me aporta un delicioso chute de energía. Pues sí, soy una ‘buscadora de sensaciones’

Me acuerdo la primera vez cuando leí sobre este concepto en uno de los libros de Elaine Aron, y en seguida me sentí identificada, aunque no lo daba demasiada importancia ya que, descubrir el rasgo de la alta sensibilidad tenía captada toda mi atención y, en el fondo, era mucho más importante que ese detalle de mi necesidad de vivir experiencias ‘intensas’. No fue hasta me puse a escribir sobre esta faceta del rasgo en mi libro sobre los niños con alta sensibilidad, que empecé a ‘mirarme’ mejor para profundizar más en ella. No solemos cuestionar nuestros comportamientos mientras que nuestro entorno no nos hace saber que lo nuestro ‘no es normal’. Nadie me había dicho que mi manera de buscar ese chute de adrenalina era anormal, aunque sí recibí comentarios tipo, ‘qué valiente eres’ o ‘uf, a mi me daría pánico’, pero, como para mí era normal, no reparé en ello. Hasta que tuve que describirlo como un fenómeno objetivo. Es una de las revelaciones que me ha aportado la escritura de ese libro, al tener que ‘pasar por aro’ y meterme con la ‘reorganización’ de mi infancia a través de las gafas de PAS.

¿Qué es pues aquello de ser ‘buscador de sensaciones’ y cómo se combina con el hecho de ser una PAS? Para empezar, soy una PAS introvertida, o sea, pertenezco al grupo más grande de las personas que hemos nacido con el rasgo, ya que, como sabes, un 70% de las PAS somos introvertidas frente a un 30% que tiene un temperamento predominantemente extrovertido. Es más fácil reconocer un buscador de sensaciones en los extrovertidos ya que tienen un comportamiento más llamativo y, sobre todo, más visible. (Para daros una idea: conozco a PAS extrovertidas que hacen paracaidismo, surfing de riesgo, esquí en pistas negras…)

En los introvertidos que somos buscadores de sensaciones vemos un comportamiento diferente: cumplimos todas las características de una PAS introvertida, pero como nos hace falta adrenalina, buscaremos actividades y situaciones que nos producen cierto desafío y tensión, buscamos una ‘aventura’ que nos hace sentir vivos, pero lo hacemos de una manera invisible, sin llamar la atención. Las ‘aventuras’ mías no serán nada especial para alguien que no comparte el rasgo, pero para una PAS introvertida sí son actividades que disparan esa sensación de vivir algo especial. Necesitamos, pues, salir de la zona de confort para ‘testar’ nuestros límites, pero no lo hacemos sin haber pensado mucho sobre las (posibles) consecuencias y/o implicaciones. No lo hacemos de manera impulsiva, vamos, ya que las PAS no solemos ser impulsivas; premeditar y valorar antes de dar un paso es una característica fundamental del rasgo de la alta sensibilidad. Y también es importante saber que no haríamos cualquier cosa para obtener nuestro chute de adrenalina, sino que nuestras ‘sensaciones’ se conforman con nuestra manera de ser, nos tienen que aportar algo más que adrenalina, algo como (en mi caso) paisajes especiales, vegetación desconocida, pájaros, belleza, calma y tranquilidad, cielos estrellados… O sea, algo que puede satisfacer ese anhelo que vive en un alma de PAS. Encontrarlo en combinación con una dosis extra de adrenalina hace que la experiencia sea más intensa, más bonita y más enriquecedora.

Espero que este pequeño retrato de una faceta de mi forma de actuar y de experimentar la vida os sirva para entender mejor ese concepto de ‘buscador de sensaciones’, ya que sé de más de una PAS que no tiene claro si pertenece a nuestro colectivo, simplemente por también ser buscador de sensaciones, por el simple hecho de tener  una característica que parece chocar con el imagen generalizado e incompleto del rasgo. Una vez más insisto en que somos mucho más que nuestro rasgo, tenemos más temperamentos y, sobre todo, tenemos nuestra mochila llena de experiencias y vivencias personales que nos han ido formando y moldeando en la persona que somos en este mismo momento, viviendo este maravilloso proceso continuo que llamamos ‘vida’.

foto: Jasper van der Meij

5 Commentarios

  • by Coachisa, post on | Contestar

    Es increíble leerte…pues yo tampoco sabía que el buscar sensaciones fuertes fuese específico de la PAS. Y toda mi vida he hecho eso mismo! Y al igual que tú, me encanta estar sola y descubrir .Algo que me fascina es por ejemplo pasearme por calles poco transitadas en un país extranjero y tomar fotos. Es un verdadero deleite . Sentarme sola en un restaurante, alquilar una bici a los 66 y pasearme sin saber exactamente donde estoy, perderme en bosques (me ha pasado!) etc. Y es así como lo dices, la gente se extraña porque lo hago sola. De hecho, las veces que he estado acompañada de una amiga no me ha ido muy bien. Gracias Karina porque es un aspecto de mi rasgo que no tenía consiente 🙂

    • by Karina Zegers de Beijl, post on | Contestar

      Hola Isa! Cuánto me alegro por tus palabras 🙂 Un fuerte abrazo.

  • by Matilde Rodríguez Vázquez, post on | Contestar

    Buenas tardes Karina:
    Qué curioso. De nuevo algo que consideraba un rasgo personal es una propiedad compartida con otros PAS.
    En mi caso fue hacer el Camino de Santiago en soledad desde Francia. Es verdad que alguna gente decía: «Sola? Yo no podría». Tal cual lo dices tú. Para mí, una vez planeado día a día y actuando con sentido común , nunca fue una valentía, pero sí fue un momento bisagra en mi vida. Gracias por contar estas cosas que aportan más luz sobre nosotros mismos.
    Saludos

    • by Karina Zegers de Beijl, post on | Contestar

      Hola Matilde, Muchas gracias por compartir tu experiencia. No te imaginas cómo te entiendo. Un abrazo.

  • by Rafael Areste, post on | Contestar

    Buenas noches,
    Yo también soy PAS introvertido y con el simple y gran hecho,de ver el amanecer ,de un nuevo día, me yeno de energía positiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.