Una pequeña meditación para refortalecerte

No solemos prestar mucha atención a las pequeñas hierbas (al no ser que estamos sembrando y observamos impacientemente hasta que empieza a brotar), las pisamos, las arrancamos… Pero si nos parásemos un momento para, interiormente, vivir este proceso de la germinación tal como se puede ver en este pequeño vídeo, nos haríamos conscientes de las increíbles fuerzas de la naturaleza que intervienen en este proceso. ¡Es un proceso espectacular! Si cierras los ojos y realmente sigues y experimentas el proceso en tu interior, de manera lenta y con atención plena, notarás… Pues eso. ¡Pruébalo!
(Aconsejo mirar el vídeo SIN sonido, ya que, aunque bien intencionado, distrae…)

Pincha para ver el vídeo

Resumiendo:

  • Mira el vídeo (sin audio), y fíjate bien en todos los detalles.
  • Cierra los ojos.
  • Abre tu corazón hacia una actitud de reverencia y gratitud
  • Repite, interiormente, ante tu ojo interior, el proceso de germinación que has visto. SIN PRISA.
  • Nota como, sin haberlo hecho adrede, enderezas la espalda para dar cabida al corazón que parece expandirse.
  • Permita que esa sensación de fuerza vital se distribuya por todo tu cuerpo y permanece un ratillo allí.
  • Cuando estás, abre lentamente los ojos y siéntate revitalizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.